Buñuelo de merluza con gambas con compota de tomate, aceite de perejil y crujiente de puerro

En la dieta mediterránea es fundamental mezclar los sabores de la tierra y del mar para lograr platos sabrosos y llenos de vitaminas que poder compartir a la mesa. Hoy os proponemos unos buñuelos de merluza y gambas de Viandas Cádiz preparados con compota de tomate, aceite de perejil, crujiente de puerro y cubitos de patata. Esta sencilla receta creará una mezcla de texturas en la boca que sorprenderá a los comensales.

Tiempo de elaboración: 25min
Dificultad: Fácil
Raciones: 4

Ingredientes

12 buñuelos de merluza con gambas Viandas Cádiz
Aceite de oliva
1 puerro

Compota de tomate:
4 tomates maduros
1 chalota
1 diente de ajo
Aceite de oliva virgen extra
3 cucharadas de azúcar moreno
1 estrella de anís
Sal
Pimienta

Aceite de perejil:
4 cucharadas de hojas de perejil
Aceite de oliva

Elaboración

1. Escalda los tomates en agua caliente. Pélalos y despepítalos y a continuación. Pícalos en trozos pequeños.

2. En un cazo, añade unas 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra y ponlas en una sartén a fuego medio. Pica la chalota y el ajo muy finos y añádelos al cazo cuando el aceite esté caliente.  Añade la estrella de anís y remueve constantemente hasta que se dore todo.

3. Añade el tomate, la sal, la pimienta y deja que se evapore el agua hasta conseguir una textura de salsa espesa. Agrega el azúcar y remueve todo bien durante unos 2 minutos más. A continuación, retira del fuego la sartén.

4. Para la salsa de perejil, pica muy finas sus hojas y añade aceite de oliva. Remueve bien y resérvala.

5. Llena un cazo con abundante aceite y caliéntalo a temperatura media. Corta el blanco del puerro en finísima juliana y remueve con el tenedor hasta que esté crujiente. Retíralo y ponlo sobre un papel absorbente.

6. Calienta abundante aceite a fuego medio-fuerte y fríe en él los buñuelos de merluza con gambas hasta conseguir que estén dorados. En ese momento, retíralos del aceite y ponlos sobre papel absorbente.

7. Para emplatar, pon unas cucharadas de compota de tomate y sobre ellas un buñuelo. Decora con el crujiente de puerro y el aceite de perejil. ¡Y disfruta!