Croqueta de rabo de toro con patatas “revolconas”

Tienes en casa una comida especial para amigos y aún no sabes qué ponerles de aperitivo o entrante. ¿Qué te parece impresionarles con una ricas croquetas de rabo de toro con patatas “revolconas”? Será todo un acierto y apenas te llevará 15 minutos tenerlas lista. Si no lo crees, sigue leyendo que te contamos cómo hacer este plato gourmet sin apenas pestañear.

El rabo de toro es el ingrediente principal de uno de los guisos más tradicionales de Córdoba. Encontrarás este estofado de carne con verduras en otras zonas Andalucía, a veces con el nombre de guiso de cola de toro. Comenzó siendo una receta de las clases populares, que cocinaban las partes del toro que se descartaban tras las corridas de toros. Hoy por hoy la podemos calificar de comida para sibaritas, siendo frecuente encontrar elaboraciones en las que la carne de toro se sustituye por carne de buey o ternera, mucho más fáciles de localizar en el mercado.

El guiso de rabo de toro suele llevar entre 2 ó 3 horas de cocción mínima para que quede jugoso. Después te quedaría por delante la fatigosa tarea de convertirlo en croquetas. Pero nada de esto tendrás que “padecer” si utilizas directamente nuestras croquetas de rabo de toro Viandas de Cádiz. Un apetitoso mordisco que preparamos para ti con una cremosa bechamel casera, listo para freírse en unos minutos. Sólo tendrás que preocuparte de servirlas con la guarnición adecuada. Nuestra sugerencia son unas patatas “revolconas” con panceta, ajo y pimentón. Un acompañamiento exquisito a la altura de las croquetas de rabo de toro. Tus amigos quedarán muy sorprendidos y estarán deseando que los vuelvas a invitar.

Croqueta de rabo de toro con patatas “revolconas”

TIEMPO DE ELABORACIÓN: 15 min.
DIFICULTAD: fácil
RACIONES: 4

INGREDIENTES:

12 croquetas de rabo de toro Viandas Cádiz
Aceite de oliva
2 cucharadas de cebollino fresco picado

Patatas:
300g de patata cocida
30g de panceta adobada
2 dientes de ajo
½ cucharadita de pimentón

ELABORACIÓN:

En una sartén dorar la panceta picada muy pequeña junto con los dientes de ajo muy picados. Cuando doren a fuego medio-bajo. Añadir el pimentón fuera del fuego y la patata pelada y desmigada, mezclar el conjunto y reservar

Calentar el aceite a 170º C. Freír las croquetas en dos tandas y, una vez doradas, retirar sobre papel absorbente.

Servir las croquetas acompañadas de las patatas y decoradas con cebollino fresco.